Mi forma de ver la conciliación familiar

Este artículo no se si va ayudar a alguien, pero si lo hace me alegraré, no he tenido como objetivo prioritario ayudar a otras personas cuando empecé este blog sino a mí mismo.

Me encanta escribir documentar las cosas que voy aprendiendo o sobre las que ya sé y voy afianzando mis conocimientos aun más.

Otras veces como en este caso, me apetece compartir mi opinión sobre algo relacionado con mi trabajo.

Desde que empecé a trabajar, allá por el 2002, mis prioridades siempre las he tenido muy claras, no se por qué, no se de dónde me viene, no sé si está relacionado con mi personalidad, no sé si fueron mis padres quienes me inculcaron esta forma de pensar o si es un conjunto de muchas cosas.

Solo sé que siempre he elegido "trabajar para vivir y no al revés".

Sin menospreciar

Con este artículo no quiero menospreciar a nadie, cada uno con su vida hace lo que quiere y con su trabajo también.

Faltaría más, yo siempre he pedido que se respete si nunca he entendido el concepto de calentar la silla en el trabajo, de la misma forma que yo intento respetar a quién lo hace.

Valórame por mi trabajo

Escribiendo este artículo me doy cuenta que una parte de la inspiración para escribirlo me ha venido de una frase que he leído por internet.

"No me impresiona tu cuerpo, ni tus pertenencias, ni tu estatus, ni tu forma de vestir. Me impresiona cómo piensas, tus convicciones y tus valores, tu corazón, tu trato a los demás, tu humildad... cómo alimentas tu espíritu y tu intelecto"

Traducido a mis palabras y a nuestro sector, las mejores personas con las que tengo o he tenido la suerte de colaborar en algún momento las valoro por su trabajo, por cómo piensan, por su forma de compartir, de ayudarme a aprender, por su profesionalidad y por su humildad.

Jamas valoraré a nadie por otras cuestiones que no sean éstas, son con las que yo estoy comprometido desde el principio y por las que siempre he creído justo que me valoren, no por otras.

Me encanta mi trabajo

Llevo escribiendo artículos en diferentes blogs desde 2011, quien me conoce sabe lo me gusta mi profesión.

Me gusta aprender, compartir conocimiento, el reto de solucionar problemas y ayudar a los demás mediante el desarrolo de software me parece apasionante.

Soy de esas personas que decica tiempo fuera del horario de trabajo, en ocasiones, para aprender o experimentar con tecnologías que no he tenido oportunidad de trabajar.

Cuando tengo tiempo me gusta también ir a meetups o eventos.

No sé si dedicar tiempo fuera del horario del trabajo para aprender o prácticar te hace mejor profesional o no, de hecho es algo que no me importa.

Lo que tengo claro es que yo lo hago porque me gusta y cuando me apetece.

No es algo que suela hacer ni mucho menos todos los días pero es algo que me ha servido de mucho.

Actualmente soy programador freelance sobre todo Android, gracias a que desarrollé fuera del horario laboral una aplicación pet project para Android y a partir de ahí empezaron a surgirme oportunidades.

Estamos en la era de la tecnología y no puedo estar más contento con la profesión que elegí.

Conciliación familiar

Una vez dicho todo lo anterior, y dejando claro lo que me gusta mi profesión, para mí el trabajo es sólo una parte de mi vida y no la más importante aunque respeto mucho a quien no lo ve así.

Conciliación familiar para mí es vivir, me da igual si es para pasar tiempo con tu familia, con tus perros, pareja, hacer deporte, llevar a los niños al colegio, una afición como la fotografía o viajar, en fin lo que te guste hacer pero para mí es positivo que sean varias actividades distintas a la laboral.

Haciendo retrospectiva, cada una de las decisiones que he ido tomando a lo largo de mi carrera profesional siempre he estado influido por esta forma de pensar y por supuesto dentro de las necesidades de cada momento.

Ha habido momentos de necesidad donde tomé decisiones que a lo mejor se alejaban de este camino pero siempre he intentado volver a mi línea de pensamiento en cuanto había oportunidad.

Nunca he estado en una empresa grande, me siento más cómodo en una ambiente más familiar.

He trabajado más años en jornada intensiva todo el año que trabajando mañana y tarde, este dato es bastante sorprendente hasta para mí que lo he vivido.

Nunca he trabajado en una empresa donde la hora normal de salida del trabajo sean a partir de las 7 de la tarde y espero no tener que hacerlo nunca.

He tenido problemas en empresas donde lo normal era hacer horas extras aunque no fueran necesarias y también es donde he durado menos tiempo.

Donde más tiempo he estado ha sido donde he tenido más flexibilidad y posibilidad de conciliar, aún perdiendo otras cosas.

Desde finales de 2016 soy freelance, eso me da la libertad para trabajar desde donde quiera y en el horario que quiera. Mis posibilidades de conciliación han mejorado incluso a mejor.

Equilibrio

Creo que es importante mantener un equilibrio y con una buena organización da tiempo a casi todo.

Lógicamente existen momentos donde este equilibrio no se puede mantener pero intento que sea algo excepcional y no habitual.

Por ejemplo cuando tengo entregas que hacer a un cliente y si voy mal de tiempo, voy a tener menos tiempo para conciliar.

Pero también si uno de mis hijos se pone malo se queda conmigo en casa y ese día trabajo como puedo.

Conclusiones

Como decía al principio del artículo, no sé si este artículo va a ayudar a alguien.

A mí sí me ha ayudado a reflexionar mientras lo escribía y espero que a mí yo en un futuro, si me desvío del camino, me pueda ayudar a darme cuenta de lo importante que es la conciliación familiar para mí.